Adiós a Carlitos Balá, el fleco más popular de Argentina - Europedias.com  
close

Adiós a Carlitos Balá, el fleco más popular de Argentina

A la edad de 97 años, murió. Carlitos Pala es el sector más famoso de Argentina. Aún así, fue fiel a un compromiso que se había impuesto desde principios de la década de 1970: hacer reír a los niños y sus familias, preferentemente a través de representaciones teatrales y circenses. En verdad, toda la vida de Bala ha sido un espectáculo de comedia, desde que tenía 10 años cuando construyó cobertizos de teatro improvisados ​​con cajas de frutas del negocio de su padre. La expresión protegida del niño consistía en escenas improvisadas con figuras humanas recortadas de revistas infantiles de la época.

Carlitos Bala tenía 97 años.Carlitos Bala tenía 97 años. archivo, archivo

Esta fue la primera muestra de talento temprano de Carlos Slim Bala, nacido el 13 de agosto de 1925 en el gueto de Chacarita, en la casa de un inmigrante libanés y argentino de origen croata. Con el tiempo, la referencia oficial al documento de identidad pasó a un segundo plano ante el dilema técnico. Hasta el final, Bala quiso que todos lo conocieran por su pequeño nombre. “Me hace más joven, más cariñoso y más amable con la multitud”, explicó en una de sus conversaciones con LA NACIÓN.

Carlitos Bala y MengitoCarlitos Bala y Mengito

No lejos de casa, en el antiguo teatro de Federico Lacroze y Alvarez Thomas Argos (hoy Vorterix), Balá no se atrevió a elevarse en el aire y encontró modesta compensación en el trato con el telón teatral. Con el tiempo superó esos primeros miedos: primero como parte de la murga Los Pecosos de Chacarita y luego como parte de los 39 vagones extendidos, recibiendo pasajeros contando chistes. También trabajó como repartidor, oficinista e impresor. Hasta 1955, dio el primer paso puro en su larguísima carrera al incorporarse al repertorio de revistas fuera de servicio, gran éxito radiofónico de Delfor. Muchos años después confesó: “Estuve 30 años haciendo reír gratis a la gente, hasta que empecé a trabajar en la revista Desmontada”.

Carlos Balla con Tino Pascal y Raúl RossiCarlos Balla con Tino Pascal y Raúl Rossi

A partir de ahí, usó una imagen inconfundible (con flequillo al frente) para pulir un estilo cómico que pronto lo haría rico.

Antes de lograr la dedicación individual, Balla se ganó la gratitud de Jorge Marchesini y Alberto Lucati, con quienes formó un trío inmensamente popular durante la década de 1950. Con ellos, Bala apareció por primera vez en televisión en 1958, como integrantes del repertorio del Show de Ikael, los primeros en la historia del medio en poner cámaras en lugares altos del estudio, como recuerda Carlos Ulanofsky en el volumen “Estamos en la canción.” Poco después, el trío se separó tras dos experiencias fallidas con sus propios programas: Back in the World at 80 Years y los tres están en problemas.

READ  [En Vivo, Fórmula 1] Transmisión en vivo del GP de Mónaco 2022: programación, horario y canales de TV para ver la clasificación del Gran Premio de Mónaco F1 en México, España, Argentina y Perú en línea | Carlos Leclerc | Verstappen | Checo Pérez | Carlos Sainz | Deportes

Carlitos Bala y Banam juntos durante un showCarlitos Bala y Banam juntos durante un show

La década de 1960 fue el momento más hermoso de toda la carrera de Pala. Lo inició como sucesor de Joe Bazooka que dejó vacante Alberto Olmedo y lo cerró en 1970 con uno de sus mejores cursos de dibujo, Balabasades. Allí supo enriquecer su estilo con la valiosa aportación de Juan Carlos Calabro a los libros y al concierto. Esta cooperación, que se extendió a otros cursos, no fue casual. Ambos enarbolaban siempre la bandera del habitual humor blanco y afrutado de acción sutil, obsesiva y perfecta, en la que tanta experimentación y tan poca improvisación. “Cuando hago una regla general, el actor debe darse la vuelta cuando pronuncio la ‘e’. Porque en la letra ‘e’ estiro la mano y me rasco la cabeza y miro para otro lado. Es un ejemplo, es una cuestión de segundos. El famoso chiste de aneda” que ambos compartieron como ejemplo de un dibujo desarrollado hasta el más mínimo detalle.

Los éxitos se sucedieron uno tras otro. Telecomunicaciones primero saltó a la fama como un alegre cazador de albergues y poco después comenzó sus exitosos cursos bajo su propio nombre: Palamicena (producida por los hermanos Sovovich), Pala Soldier, Pala Clan y Palabasades. Casi en paralelo, entre 1963 y 1965, protagonizó tres películas con un personaje diseñado específicamente para la comedia: Canuto Cañete.

En ese momento había llegado a la cima de su técnica y sentía que estaba cumpliendo una especie de mandato del destino. Dijo que vino al mundo para hacer felices a las personas, desafío que en su caso adquirió connotaciones superlativas. “Es un tema semirreligioso”, dijo a LA NACION. Dondequiera que voy, siempre hago una broma o una anécdota para hacer reír a la gente. Aquel que trae paz a la gente, que la hace feliz, que sirve a la gente, creo que es religioso”.

READ  Estos son los signos del zodiaco más contradictorios

El comediante con su familia.Comediante con su familia

Al indiscutible reconocimiento como una de las máximas figuras del humor en el medio audiovisual, Bala sumó la popularidad que nunca antes habían alcanzado los espectáculos circenses. Desde esa década, heredero de una fórmula impuesta por José Marron, ha logrado índices de audiencia y números de llamada sin precedentes en su historia a través de esa fórmula y programas televisivos como El Espectáculo de Circo. En estos cursos, añadió espectáculos musicales y de danza a los habituales números circenses destinados a atraer a un público adulto.

También trate de no renunciar a su perfil como comediante. “La gente me clasifica como un niño artista, pero hago el trabajo de un actor”, admitió. Los Indecisos, Petronilo y Miseria son personajes con los que trabaja un actor. Soy más un adulto para los niños, no un actor de historias. Quedarse Angueto es todavía un sketch con los actores.” La década del setenta tuvo un gran éxito en la televisión, en los espectáculos de circo de vacaciones (verano en Mar del Plata, invierno en la capital), en ventas de discos (Bala llegó aquí) y en el cine, aunque Su llegada en los últimos años. Fue duramente criticado por algunos sectores por su participación en dos películas con Palito Ortega (Dos locos en el aire y Brigada en Acción) realizadas entre 1976 y 1977. “¿Cuál es la relación del cine con las dictaduras? Hay mucho que pensar en Argentina. ¿Por qué no unirnos para intentar solucionar el problema del desempleo y la inseguridad? Pero no el oficialismo, todos ellos. todos juntos. Ninguna diferencia política. Seamos un poco más nacionalistas. No creo en los partidos políticos. Yo creo en los hombres”, respondió una vez a una pregunta sobre un tema del que no quería hablar.

Circo y cine para Bala continuaron, desde entonces, con algunos altibajos y cerraron sus ciclos casi al unísono, hacia fines de la década de 1980. . Pero esa presencia constante que se fue desvaneciendo de las pantallas creció sin parar fuera de ellas: a través de muñecos, máscaras, souvenirs y todo tipo de memorabilia compartida por fans de todo el país, con la ayuda de entusiastas seguidores como la televisión. Productor Esteban Farfán, Bala se ha ganado el estatus de figura de culto en todo el país y el reconocimiento de su carrera no ha hecho más que crecer a pesar de un silencio televisivo que rara vez se interrumpe con apariciones especiales. También vivió feliz con el rescate del chupete de Julián Weich, una idea de Balá para animar a los bebés a dejar el chupete.

READ  No cuentan falta, estos son los signos más misteriosos.

Esas críticas que recibió de quienes pensaban que tergiversaba el lenguaje jugando con algunas palabras (fórmula que también desarrolló en México Roberto Gómez Bolaños en El Niño) se convirtieron en consignas con las que los devotos de la obra de Pala se conocían y compartían. códigos. Sus sermones también se alzaron contra el mal gusto y los insultos, así como sus apariciones en tertulias e invitaciones para conmemorar tiempos pasados. Así, en algunos de los artistas que lo admiraban, encontró espacio para volver a los escenarios. Primero como compañero de equipo de Piñón Fijo y luego, hasta el final de sus días, como invitado en Panam.

Cucho, el líder de Los Auténticos Decadentes, dice que apareció por primera vez en la televisión en Balá.Cucho, el líder de Los Auténticos Decadentes, dice que apareció por primera vez en la televisión en Balá.

“Podría haber sido millonario si fuera como Carlos Rottemberg o Adrien Soar, que son ambiciosos, pero sigo trabajando porque me encanta y también vivo… Si tuviera mucho dinero, haría buenas obras. una fundación y lo primero era que nadie tenía que salir del país a alguien para un trasplante”, admitía en los noventa. Siempre estuvo orgulloso de la boda “toda su vida” con su esposa Martha, a quien había conocido recientemente en una fiesta, con quien tuvo dos hijos. Martín y Laura. Los chicos siempre han sido su pasión y nadie disfrutaba más verlos que cuando les contaba un chiste o un look con su etiqueta. Una vez dijo: “Angietou será de por vida”. Quedará siempre el asombro de ver un perro invisible.